Suscríbete a la Newsletter de Claridad

Los datos personales que se soliciten a los usuarios o que se faciliten de modo voluntario a través de este sitio Web​ están sujetos a esta clausula de información de suscripción. [Leer +]
Email
Nombre
Apellido
Confirmar Suscripción
Secure and Spam free...

UNA PUBLICACIÓN DE UGT

≡ Menu
≡ Menu

De un sistema actuarial de pensiones a un sistema social de pensiones

Ignacio Zubiri, catedrático de Hacienda, Universidad del País Vasco

El sistema actual de pensiones se deriva del Pacto de Toledo. Es un sistema en el que las pensiones contributivas se tienen que pagar con cotizaciones. Como las cotizaciones empresariales no pueden subir mucho por sus efectos sobre el empleo, se trata de un sistema que con unos ingresos casi fijos (en % del PIB) tiene que pagar cada vez más pensiones. En este esquema actuarial la única vía de ajuste ante los desequilibrios financieros es reducir las pensiones. Y esto han hecho las reformas del 2011 y 2013. La reforma del 2013 ha incluso automatizado la reducción introduciendo un factor de sostenibilidad (que reduce las pensiones iniciales según aumenta la esperanza de vida) y un índice de revalorización (que reduce las pensiones ya generadas cuando hay déficit). Estas reformas implican reducciones sustanciales de las pensiones futuras. Se cobrará menos durante menos tiempo y, lo que es más grave, en los escenarios más plausibles el valor real de las pensiones se reducirá desde el momento de la jubilación hasta el fallecimiento. Cuanto más viva un jubilado, más pobre será. Si nada cambia, el resultado será una sociedad envejecida y empobrecida.

“O se aportan impuestos al sistema o las pensiones tendrán que bajar incluso más de lo que ya está previsto.

A pesar de las reformas y que desde que se abandonó la indiciación en 2011 los pensionistas han perdido el 5,1% del valor real de sus pensiones, el sistema sigue en déficit. Según los más optimistas el déficit continuará al menos hasta el 2030. Según muchos otros es posible que continúe más allá del 2050. Es decir, ni siquiera es sostenible el sistema actual en el que conviven un déficit sustancial y una reducción real de las pensiones. Por ello, o se aportan impuestos al sistema o las pensiones tendrán que bajar incluso más de lo que ya está previsto.

El modelo actual no se basa en ninguna cuestión técnica, sino en una posición ideológica. Básicamente que los jubilados no tienen derecho a ningún nivel de pensiones y que ellos deben pagar el coste del envejecimiento

El Gobierno oscila entre negar que las pensiones tengan problemas y vayan a bajar (argumentando que el empleo resolverá todo) y buscar medidas que puedan dividir a los pensionistas con pensiones bajas y altas (subiendo sólo las bajas o proponiendo ajustar al IPC sólo las bajas) y a los pensionistas y trabajadores (diciendo que es imposible recaudar lo necesario para financiar pensiones dignas). Sin embargo casi nada de lo que dice el gobierno sobre pensiones es cierto. La realidad es que las pensiones o, si se quiere ser preciso, niveles dignos de pensiones están en peligro. La buena noticia es que la economía genera recursos suficientes para pagar niveles razonables de pensiones. Para ello hay financiar las pensiones no solo con cotizaciones sino también con impuestos. Porque el modelo actual no se basa en ninguna cuestión técnica, sino en una posición ideológica. Básicamente que los jubilados no tienen derecho a ningún nivel de pensiones y que ellos deben pagar el coste del envejecimiento. Para evitarlo se debe pasar de un modelo actuarial de pensiones como el actual (en el que los ingresos fijos por cotizaciones determinan el nivel de pensiones) a un modelo social de pensiones (en el que la sociedad determinaría el nivel de pensiones y se obtendrían los ingresos necesarios para financiarlas).

Hay que pasar del modelo actuarial de pensiones (en el que los ingresos fijos por cotizaciones determinan su nivel) a un modelo social de pensiones (donde es la sociedad la que lo determina)

El nivel de pensiones dignas se debe determinar socialmente. Pero sea cual fuere el nivel, es inaceptable que al envejecer los jubilados se empobrezcan. Por ello, revalorizar las pensiones según el IPC debería ser un principio irrenunciable en cualquier reforma de las pensiones. La revalorización con el IPC es un mínimo porque no evita que los pensionistas empobrezcan en relación al trabajador medio ni en relación a la renta media del país ya que ambos crecen en el largo plazo más que el IPC. Además, incluso si revaloriza en relación al IPC, el coste de las pensiones en relación al PIB disminuye.

“Al final el problema de tener unas pensiones dignas no es una cuestión de dinero, que lo hay, si no de voluntad y valor político”

El coste de la actualización según el IPC tiende a exagerarse. No es gratis, pero según la AIREF, no superará el 0,1% del PIB anual lo que implica que en el 2030 llegará a un 1,3% del PIB. Considerando la necesidad de reducir el déficit, el coste de mantener las pensiones y eliminar el déficit será moderado la mayor parte del tiempo. Puede que por debajo del 2% en el medio plazo y bastante menos en el corto plazo. Esto es algo perfectamente asumible porque buena parte de este dinero lo proporcionará el propio crecimiento económico mientras que no se haga como siempre hacen los gobiernos en España y reduzcan los impuestos en cuanto la economía empieza a crecer. En todo caso, no se debe infra estimar el esfuerzo para financiar pensiones dignas porque no basta con pequeños retoques fiscales. Pero sí pueden financiarse sin grandes problemas reduciendo gastos ineficientes, reformando el sistema de cotización, eliminado bonificaciones en todos los impuestos, cerrando vías de elusión y evasión en los impuestos generales, estableciendo recargos y creando impuestos nuevos. Porque, al final el problema de tener unas pensiones dignas no es una cuestión de dinero, que lo hay, si no de voluntad y valor político para obtenerlo que, de momento, no lo hay.

Print Friendly, PDF & Email
{ 14 Comentarios… add one }
  • gandallas 5 junio, 2018, 8:56 am

    Tras años de culpabilizarnos de problemas que no son nuestros, ahora se abre la opotunidad de devolver la dignidad a los jubilados. Hay que esperar – y si no, hay que presionarle también- que este nuevo Gobierno fije via impuestos una fuente adicional de ingresos para la Seguridad Social que garantice ganancias de poder adquisitivo y que de nuevo se dote el fondo de garantía de la pensiones como mecanismo de seguridad adicional. Los socialistas tienen que hacerlo.

  • Lucho Ramírez 5 junio, 2018, 9:28 am

    Me parece muy interesante tu reflexión. Está claro que el sistema actual no funciona y que solo con las cotizaciones cuando nos jubilemos apenas tendremos pensión. La sociedad, y me incluyo, desconoce cual es la solución, pero tenemos claro nuestro derecho a cobrar unas pensiones dignas, y por ello seguiremos luchando hasta conseguirlo.

  • Topete 11 junio, 2018, 11:06 am

    Como dice Zubiri, o pasamos a un sistema social de pensiones o mal nos va a ir. Estoy harto de ver como nos tratan como borregos y no hay forma de combatirlo. Nos cuentan las milongas que les da la gana y nos hacen creer que tenemos que ser jubilados pobres por obligación. Porque la sociedad está envejecida. ¡Pues mentira! Es así porque los que deciden quiere que sea así. Pero si lo cambiamos podemos mejorar el destino de la sociedad…sobre todo de los miembros de la sociedad más ancianos. y nosotros mismos cuando lo seamos.

  • Tantino 15 junio, 2018, 1:00 pm

    Qué bien nos iría si muchos leyeran estas líneas Zubiri. La gente no tiene ni idea de economía ni de como nos manejan a su antojo en el tema de las pensiones. Yo espero que poco a poco la gente luche. Es muy importante. Fundamental de hecho para nuestro futuro.

  • María Usera 18 junio, 2018, 11:30 am

    Es preciso cambiar el sistema de pensiones… si es actual es insuficiente hacer un cambio es NECESARIO. Pienso que el gobierno debe estudiar todas las opciones y ver cual es la que favorece a nosotros el pueblo, para así poder tener una pensiones dignas. Es triste ver como personas que han aportado tanto al país terminan con unas pensiones indeficientes.

  • Lupita 26 junio, 2018, 8:25 am

    Seguramente sea cuestión de voluntad, como dice Zubiri pero el problema parte del desconocimiento. Los jóvenes no tienen ni idea de economía, no la entienden y no se interesan por ella. Desde las aulas no se les enseña apenas y de esto es de lo que se aprovecha el gobierno. Usan el desconocimiento para aprovecharse de la sociedad, para hacer y deshacer a su antojo y vendernos la moto de que no se podría hacer de otra forma. Qué falta nos hace saber más acerca de este tema para poder seguir con las reivindicaciones.

  • Pepe Muñoz 11 julio, 2018, 8:03 am

    Vale que están bajando las pensiones pero los que somos ya mayores somos los que más lo notamos. Yo he estado toda mi vida trabajando de sol a sol para sacar a mi familia adelante, y no precisamente sentado en un despacho como hacen muchos ahora. Y tampoco es que tenga una pensión muy decente. Me da para vivir justito, y eso que trabajé horas y horas… Que se preparen los que vienen detrás porque esto es lo que hay…

  • Triki 23 julio, 2018, 11:33 am

    Dices Exactamente esto: “Considerando la necesidad de reducir el déficit, el coste de mantener las pensiones y eliminar el déficit será moderado la mayor parte del tiempo. Puede que por debajo del 2% en el medio plazo y bastante menos en el corto plazo. Esto es algo perfectamente asumible porque buena parte de este dinero lo proporcionará el propio crecimiento económico mientras que no se haga como siempre hacen los gobiernos en España y reduzcan los impuestos en cuanto la economía empieza a crecer”. Si eso es cierto, ¿por que no ocurre y estamos tan preocupados? hasta que punto nos engañan los políticos. Me gusta que existan estos puntos de vista díscolos con los gobernantes y que nos den esperanzas.

  • Nombela 23 julio, 2018, 11:49 am

    No cabe duda que hay que bilndar las pensiones y su revalorización, pero también hay que dar un salto de ‘dignidad’ a las más bajas, situándolas en unos mínimos presentables
    Vamos en el buen camino. Ahora vemos que las de viudedad van a ganar poder adquisitivo gracias a la decisión del Gobierno de subirlas más de un 8% en los próximos meses. Este es el camino. y vías para financiar esto hay muchas: el Estado tiene muchos resortes.

  • Alicia 23 julio, 2018, 12:48 pm

    Es un hecho que nuestro país esta envejeciendo. Cada vez nacen menos niños y cada vez vivimos más. Somos un grupo de relevancia que necesita atención y nuevas medidas para poder tener unas pensiones dignas. También los jóvenes deberían luchar contra estas injusticias e insuficiencias por parte del gobierno, porque si el futuro se ve mal al final ese será su futuro.

  • Natalia C 24 julio, 2018, 1:00 pm

    Ojito con la derechona que vuelve. Hay que redoblar la lucha para acelerar la recuperación de derechos. y a `parar los pies a este PP

  • Conchi 6 agosto, 2018, 11:51 am

    La ignorancia en temas económicos por parte de la sociedad da estos resultados. La insatisfacción total de los usuarios de las pensiones. Al no entender bien lo que están haciendo con nuestro dinero, primero pueden engañarnos y quedarse con dinero y segundo no tenemos fundamentos para defendernos. Culturicémonos y hagamos escuchar nuestras voces.

  • Alejandra 10 agosto, 2018, 12:15 pm

    Si determinásemos socialmente las pensiones podemos conseguir unos mínimos asegurados de ingresos para nuestros mayores. Si desde hoy las regulamos vamos a conseguir que cuando nos toque jubilarnos podamos vivir de una forma más digna. Estoy especialmente preocupada porque creo que como no tenga una pensión aceptable no voy a tener viva digna más allá de los 67.

  • Juan San Juan 5 septiembre, 2018, 11:45 am

    Yo creo que no hay justicia con las pensiones que recibimos. Pero no creo que sea un tema nuevo, es algo que viene desde que se instauraron en la sociedad. Unas personas disfrutan de pensiones muy altas y otros de las mínimas. Eso al final provoca que los jubilados con pensiones altas tengas mucho más poder adquisitivo y repercuta en subidas de precios. Esos alzamientos de precios son especialmente dolorosos para las pensiones pequeñas, que no pueden afrontar una vida digna al tener míseros “subsidios de vejez”.

Enviar un Comentario

En nuestra Organización usamos tanto cookies propias como de terceros. Si continúa navegando por este Sitio Web, muestra su consentimiento inequívoco para este tratamiento. Si desea más información, puede acudir a nuestra Política de Cookies.
Política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Suscríbete a la Newsletter de Claridad

Los datos personales que se soliciten a los usuarios o que se faciliten de modo voluntario a través de este sitio Web​ están sujetos a esta clausula de información de suscripción. [Leer +]
Email
Nombre
Apellido
Confirmar Suscripción
Secure and Spam free...